Skip to content Skip to navigation

Historia

Han pasado 25 años desde el nacimiento del Conservatorio Elemental de Música de Nervión, hoy día convertido en el centro de referencia de la provincia de Sevilla, denominado Conservatorio Profesional de Música “Francisco Guerrero”.

En los 80 tan sólo existía en Sevilla el Conservatorio Superior, masificado por la creciente demanda de una educación y formación musical de calidad. Por ello, en septiembre de 1988, la Consejería de Educación creó los cuatro primeros Conservatorios Elementales de Música de Sevilla: “La Palmera”, “Macarena”, “Triana” y “Nervión”.

En su primer año de existencia se concedió al Conservatorio las especialidades de “Piano” y “Violín”, con un claustro compuesto por 4 profesores, 150 alumnos, una ordenanza y una limpiadora. El centro utilizaba las dependencias de la nave 400 del antiguo matadero municipal, aprovechando las aulas del Colegio Público “Ortiz de Zúñiga” en horario de tarde y dos habitaciones de la primera planta que se habilitaron como despachos. Las mesas, sillas y estanterías fueron cedidas por un colegio que había dejado de funcionar. Con las 300.000 pesetas de presupuesto del primer año hubo que hacer malabarismos para cubrir todos los gastos de electricidad, materiales, limpieza, agua…

Las iniciales previsiones de 150 alumnos fueron inmediatamente superadas por la realidad, ya que muy pronto se superaron las 300 matriculaciones. En cada curso se aumentaba el número de especialidades: “Guitarra”, “Clarinete”, “Percusión”, “Saxofón” y “Violonchelo”. Así fue consolidándose un joven y entusiasta claustro formado por 28 Profesores y Profesoras. Obviamente, la nave 400 fue insuficiente y se ocuparon los edificios 200 y 300. El salón de actos era un lugar gélido, que obligaba a abrigarse bien en su interior, y con unas pésimas condiciones acústicas. Aún así, era tal la ilusión de la comunidad educativa, que siempre se cubría su aforo.

Así se creó la orquesta y el coro del conservatorio, gracias a la colaboración y al trabajo extra de varios profesores. Otra actividad a destacar de estos años fue el Concurso de Guitarra a nivel autonómico, denominado “América Martínez”, en honor a esta Catedrática de Guitarra y Concertista, quien además fue Presidenta del Tribunal.

Tras cuatro cursos, ya en el año de la Exposición Universal del 92, se superaban los 800 alumnos en nuestro centro, y un claustro de profesores que se afanaba en impartir una enseñanza musical de calidad y ofrecer técnicas de estudio a los alumnos que facilitaran su aprendizaje. En estos primeros años 90 se creó la Asociación de Padres y Madres, que adoptó el nombre de “Hilarión Eslava”, como homenaje al gran músico que ejerció de Maestro de Capilla en la Catedral de Sevilla. Igualmente nació la Asociación de Alumnos y Alumnas a la que denominaron “Anacrusa”. La vida académica de este centro transcurría a través de las clases colectivas, con una ratio de 30 a 40 alumnos por clase, y de las individuales de “Instrumento”, de una duración de 20 minutos a la semana por alumno. 

En 1993, Doña Carmen Linde, Profesora Titular de Solfeo designada por la Consejería de Educación para “Colonizar” este Conservatorio en Nervión, cedió el testigo a Don José Antonio Coso, quien continuó la ardua tarea de consolidar el Conservatorio Elemental de Nervión y convertirlo en Conservatorio Profesional de Música. En el año 1994 se propusieron denominaciones para el Conservatorio y, tras debates sobre “Cristóbal de Morales” o “Francisco Guerrero”, se aprobó y concedió por parte de la Consejería de Educación la denominación específica de “Conservatorio Elemental de Música “Francisco Guerrero”.

En 1996 se incluyó la especialidad de “Viola”, y dos años más tarde “Oboe” y “Trompa”. Este año 1998 fue muy relevante en nuestra historia al iniciarse la implantación de Enseñanzas de Grado Medio, tal y como denominaba la derogada L.O.G.S.E. a las actuales Enseñanzas Profesionales de Música. En 1999 se incorporaron nuevas especialidades a nuestro centro, tales como “Fagot” y “Contrabajo”, siguiéndoles “Trompeta” en 2001 y “Trombón”, última especialidad incorporada al centro en el año 2005.

No podemos olvidar el prestigioso premio que se otorgó a nuestro centro en el año 2002: Primer Premio Nacional a las Mejores Prácticas Educativas en la modalidad de Enseñanza Secundaria. Nuestro conservatorio fue el primero en obtener este galardón gracias a la lucha e incesante trabajo del claustro de profesores y personal del centro, con el Equipo Directivo a la cabeza. No fue éste el único galardón que recibió nuestro centro en estos años atrás, siguiéndole en 2003 el Tercer Mejor Plan de Autoevaluación de la Junta de Andalucía; el ingreso en el Instituto Andaluz de Excelencia en la Gestión; y los numerosos premios académicos de nuestros alumnos en los concursos autonómicos y locales de Triana, Valverde del Camino, Nerva y La Línea de la Concepción, entre otros.

En los primeros años de este siglo XX se acometió un gran avance en las infraestructuras y edificios que este centro necesitaba y demandaba. Tras una importante obra de remodelación de varias naves adquiridas para el centro, se realizó una adecuación de las instalaciones (tanto de acondicionamiento acústico como de dimensiones de las aulas, de menor tamaño que las requeridas para un colegio). Así, en 2005 se logra la segregación con el Colegio Público “Ortiz de Zúñiga”, cuyas instalaciones eran compartidas hasta el momento.

Tras la segregación, Don José Antonio Peñalosa fue el encargado en 2005 de continuar el rumbo de este conservatorio, asumiendo el cargo de Director. Aunque su experiencia como director en el Conservatorio de Osuna y en el de “La Palmera” le avalaban como persona de capacidad y entusiasmo para la tarea, en este año tomaba las riendas de un gigante de 79 profesores y casi mil alumnos. La etapa más reciente de nuestra historia se centró en la Promoción Nacional e Internacional de nuestros alumnos en las orquestas españolas, en giras y conciertos, en la exportación de nuestras innovaciones y en el acercamiento a las nuevas tecnologías, con una mayor difusión de nuestra página web: www.conservatoriofranciscoguerrero.es y la plataforma de gestión y comunicación www.miconservatorio.es.

Para la vida diaria del centro, ha sido todo un acierto la apertura de nuestra propia cafetería “La Glorieta”, que cada tarde nos deleita con exquisitos dulces caseros. Han sido 25 años de Ilusiones, a lo largo de los cuales han pasado muchos ex-alumnos y que van tomado el relevo, formando parte del claustro actual. Otros muchos alumnos y alumnas que iniciaron en este Conservatorio sus estudios de Música y que los han culminado con éxito. Ahora la ilusión continúa, con una plantilla de 100 profesores, 2 administrativas, 4 limpiadoras y 4 ordenanzas. Este centro de categoría “A” que cuenta con más de 1100 alumnos.

Tras 25 años desde la creación de nuestro Conservatorio Profesional de Música “Francisco Guerrero” de Sevilla, la Ilusión y la Historia continúan…