Skip to content Skip to navigation

Francisco Guerrero

En el siglo XVI las catedrales hacían las veces de los actuales conservatorios o salas de música. La de Sevilla fue, junto a la de Santiago y Toledo, uno de los centros musicales más importantes del Renacimiento adonde acudían los grandes cantores y compositores del momento.

Entre ellos se encontraba Francisco Guerrero ( 1528-1599 ), el compositor favorito de las catedrales españolas e hispanoamericanas. Guerrero fue uno de los más notables músicos del siglo XVI junto a Cristóbal Morales y Tomás Luis de Victoria. Admirado por sus contemporáneos dentro y fuera de España, las obras de Guerrero continuaron interpretándose durante más de dos siglos después de su muerte y fueron copiadas en las catedrales hispanoamericanas mucho más que las de Morales o Victoria. Esto perduró incluso después del año 1700.

En 1650 se cantaba aún en Hispanoamérica su misa de difuntos y su Liber Vespertarum era de uso ordinario en el canto del oficio solemne. Algunos manuscritos con la transcripción de su obra sólo se conservan allí. Sin embargo es ahora cuando está publicándose su música completa. José María Llorens, ex director del Instituto Español de Musicología, emprendió la reedición de la música de Guerrero de la que ya han aparecido diez volúmenes, el último en 1999, De magnificats. Sus obras no son suficientemente conocidas actualmente, quedan por lo menos otros cinco volúmenes. Las misas sí están todas, pero faltan motetes y el libro de vísperas.

 

Para saber más acerca de Francisco Guerrero y su obra puede descargar el siguiente documento:

Introducción a la obra de francisco guerrero: Trascendencia y modernidad.