Skip to content Skip to navigation

Edificio

A finales del siglo XIX, toda la zona era conocida como “El Juncal”, y formaba parte de un gran cortijo conocido como “Cortijo de Maestrescuela”, propiedad del Marqués de Nervión. La población crecía en Sevilla debido a las migraciones de los pueblos a la ciudad. Así, el Marqués de Nervión donó sus terrenos para su extensión de la ciudad, por lo que nuestro barrio se conoció como “Nervión”.

Una calle principal del barrio le recuerda. Por aquellos años de finales del siglo XIX, el alcalde de Sevilla encargó al arquitecto Aníbal González la urbanización de estos terrenos, con una superficie de tres millones de metros cuadrados, organizados en 86 manzanas que se distribuían en pequeñas parcelas para alojar 6000 casas. Aníbal González planificó un diseño radial octogonal desde el centro del barrio, en el que se construiría una “Gran Plaza”. El barrio se extendería hasta la Avenida de la Cruz del Campo por un lado y hasta la Avenida Ramón y Cajal por el otro. Por ello, el edificio destinado a Matadero y Mercado de reses vivas se proyectó en la esquina más alejada del barrio, retirado del centro de la ciudad.

El edificio destinado a Matadero Municipal se comenzó a construir en 1910 y, aunque estaba planificado para dos años… bien sabemos que toda obra se retrasa, finalizando en junio de 1915. No obstante, la Primera Guerra Mundial impidió la importación de la maquinaria especializada necesaria, por lo que no comenzó su actividad hasta 1923.

José Sáez fue el arquitecto municipal que diseñó nuestro edificio, aunque bien siguió el diseño de Aníbal González, organizando el recinto con planta radial alrededor del centro: el “Pabellón de Contrata”. Alrededor de este Pabellón Central se distribuyeron cinco naves de características muy similares, salvo la central, destinada al “Ganado de Cerda” (más compleja, de mayor superficie y con forma de cruz. Una gran cúpula en el centro alberga actualmente el Salón de Actos).

El estilo neomudéjar, típico de la arquitectura regionalista sevillana, contiene gran expresividad, gracias a los materiales de construcción utilizados: azulejos, vidrios, cerámicas, relieves, ladrillos de color y cerrajería. Está inspirado en formas árabes. La construcción tuvo un coste total de 2.538.503 de pesetas. Una cifra muy alta hablando de 1915.

Aunque a lo largo de los años se llevaron a cabo obras de reforma y conservación, fue en 1980 cuando se inició una adaptación del edificio para albergar otros usos distintos al primitivo. El proyecto de restauración no supuso un cambio del inmueble al exterior, ya que se mantuvo la estructura funcional y espacial originaria. Sin embargo, en las naves se introdujeron unas entreplantas, se restauraron los pavimentos, los jardines y el cerramiento que lo rodeaba.

El edificio posee un grado de protección a nivel global, por lo que actualmente sólo se permiten obras de redistribución, quedando prohibido cualquier tipo de demolición parcial o total. Además de nuestro Conservatorio de Música, en el recinto también se ubican el Colegio “Ortiz de Zúñiga” y el Centro de Adultos “San Juan de la Cruz”.